¿Qué es el aceite de jojoba?


Este aceite base tiene sus raíces en la Norte América indígena, pero el secreto de su éxito está en no ser técnicamente un aceite.

Así es, mientras el aceite de coco, el aceite de almendra, aguacate, oliva, o semilla de uva son todos beneficiosos en su propio derecho, cuando hablamos de beneficios para la piel, la jojoba se lleva el premio con honores. ¿Pero a qué se debe todo este elogio? Este producto ha sido la base de ungüentos medicinales desde hace siglos, y hoy entendemos perfectamente por qué, y nos demuestra que nuestra relación con esta nuez es milagrosa.

Como mencione anteriormente, el aceite de jojoba no es aceite, al menos no en un sentido molecular. Mientras que el coco, la almendra, y la oliva contiene un alto grado de triglicéridos (cadenas de moléculas de grasa), la jojoba cuenta con algo llamado ésteres de cera, una combinación entre un ácido y alcohol. Por un lado, esto hace el aceite de jojoba indigerible, lo pero lo transforma en un manjar dérmico.


Lo ideal de utilizar productos naturales y puros, es que permiten al cuerpo absorber y aprovechar todos los beneficios. El organismo sabe cuándo algo es natural. He aquí la pura magia del aceite de jojoba: su estructura molecular, la manera en que es construida por las reglas de la naturaleza, es tan similar al sebo de nuestra propia piel, que no nota la diferencia al ser aplicada a ella. Para dermis secas, esto es un salvador, ya que el cuerpo acepta la jojoba como si fuese parte de su propio organismo.



Una vez adentro, el paquete de nutrientes de esta nuez limpia, purifica y alimenta la piel. Contando con cobre, zinc, y vitaminas A y E, emerge un poder antioxidante que mantiene la piel rejuvenecida, sus células perpetuamente en un estado de purificación y sana replicación. Y con Omega 6, y vitaminas C y B, la hidratación de la dermis junto a la protección de virus y bacterias hacen la cura esencial para personas que sufren de acné, psoriasis, dermatitis, o mera sequedad de la piel. Más, su composición como éster de cera también le permite formar una capa protectora una vez aplicada, sus capacidades protectoras, actúan como un hipo-alergénico, escudo de agentes nocivos para nuestro organismo.



Sea para aliviar problemas específicos, o en el uso día a día para prevenirlos, no existen razones para no aprovechar de este fruto milagroso.

Pareciese como si esta planta hubiese sido creada exclusivamente para ser la medicina dérmica perfecta. Los nativos norteamericanos se aseguraron de sellar nuestro destino con ella, y hoy, sólo nos queda quedar maravillados ante las propiedades elementales de la jojoba. Emparejado con aceites de lavanda, menta, aguacate, o manteca de argán, la variedad de usos que se le puede dar se magnifican en maneras exorbitantes. En una buena porción de nuestras recetas, puedes estar seguro que el aceite de jojoba nos acompañará, mano a mano como el elixir sagrado, regalo de nuestra Madre Tierra.


89 vistas
0

© 2018 Green Harmony todos los derechos reservados.

  • Llamar